Cursos Barcelona Activa gratuitos

La población catalana es cada vez más pobre

En la televisión dicen que ha subido el consumo, que cada vez hay más gente trabajando y que las rentas familiares han aumentado considerablemente en comparación con años anteriores. No obstante, los datos reales son de otra forma.

Hasta un 10,6% está en situación de pobreza extrema

Ha sido Teresa Crespo, presidenta de la federación de Entitas Catalanes de Acció Social (Ecas), quien ha dicho estás duras palabras de realidad: “La pobreza ahora es más profunda, más extrema y más severa”. Para los expertos de las organizaciones sociales, la pobreza extrema es el último escalón antes de dormir en la calle. Además, denuncia que la Administración no ha hecho los deberos, puesto que los acuerdos del pleno sobre la pobreza del Parlament que se celebró en marzo “han quedado en papel mojado”.

Las principales entidades sociales, como la Cruz Roja, hacen frente a diario a la cruda realidad. En verano, señalan, tienen que atender a mucha más gente por el cierre de comedores sociales. Pero ya no están hablando de adultos, sino de niños. Familias enteras no tienen los recursos suficientes para dar de comer a sus hijos, y con el cierre de los comedores de los colegios se ven obligados a llevarlos a comedores sociales para que tengan algo para comer.

La entidad Cáritas Diocesana de Barcelona no reconforta mucho tampoco en sus declaraciones. Según afirma Mercè Darnell, responsable de Programas y Servicios de la Entidad, “los que vienen dicen que no tienen nada, ni empleo ni subsidio ni prestaciones”. Las ayudas han aumentado en un 35% desde 2009 y el año pasado se destinaron 2,4 millones de euros, de los cuáles 300.000 fueron en tarjetas de alimentos, para que puedan ir a tiendas a comprar alimentos.

Apunta Darnell, que a la hora de hablar del poder adquisitivo de una familia española, hay que analizar no solo el salario que perciben sino los gastos, tales como el alquiler, impuestos, para saber que les queda para pasar el mes.

Está cruda realidad se vuelve más oscura con la precariedad del mercado laboral. Hoy en día, tener un trabajo, ¿es señal de que vas a tener una buena vida? Pues no, no lo es según Crespo.

La mayoría de los trabajos que se ofrecen son temporales, y no perciben el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de 655,25 euros al mes, sino que no pasa de los 400 euros mensuales por los trabajos de 10 horas de duración. El 60% de las personas que se encuentran en situación de desempleo han superado ya los 2 años y no tienen ninguna prestación de paro, a lo que hay que añadir los recortes de las ayudas sociales, sumado al gran esfuerzo y la batalla que hay que llevar a cabo para conseguirlas.

Lo peor, según Crespo, es que para lograr un simple ayuda de 400 euros el interesado tiene que demostrar que es pobre, lo que considera un ataque social hacía el ciudadano que se ve obligado a admitir una cruda verdad de la que él no es responsable.

Noel

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *